Deportes

Selección de los equipos nacionales, ¿por la forma de pensar o por rendimiento deportivo?

Por Javier Valdés Delgado
Frederich Cepeda
Frederich Cepeda, cuestionada su seleccion por su lesión a la última olimpiada.
Hola, internautas, fieles lectores del deporte de nuestra página:
Hoy nos saldremos del ámbito beisbolero al cual hemos dedicado los anteriores artículos, para hablar de algo que golpea a nuestro deporte: la cantidad de requisitos que deben cumplir los deportistas para integrar la selección nacional que es la máxima aspiración de todo el mundo del deporte en nuestra querida isla.
Normalmente en todos los países del mundo las selecciones nacionales se conforman por la calidad de los atletas, simplemente basta con cumplir ese aspecto y algunos otros, para que puedas representar a tu país en un evento deportivo de envergadura como mundiales , panamericanos, europeos y citas olímpicas.
Todo lo contrario de nuestro movimiento deportivo que cada día recrudece más y más los requisitos para integrar dichos equipos. Como siempre lo he dicho, nuestro país es una de las mayores potencias del área y pudiera ser más, pero, gracias a las diferentes medidas adoptadas por el INDER, máxima institución deportiva de nuestro país, no lo hemos logrado, pues las revisiones de la vida personal de los atletas es profunda y exhaustiva y en la mayoría de los casos, como algunos cubanos tienen o una familia en el exterior o intenciones de abandonar el país, siempre aparece algo que impide pasar esa prueba.
¿Qué consecuencias trae esto?
Que atletas con una brillantez superior a la de otros se queden fuera del equipo, provocando la pérdida de calidad.
Esto, junto con los regionalismos y discriminación de pensamiento de deportistas que no se prestan para su “juego”, es lo que provoca la llamada fuga de talentos hacia el profesionalismo, algo que no sucedería si fueran atendidos y respetados como se lo merecen, derivando una gran afectación para los resultados y la calidad de nuestro deporte. Solo el tiempo sabrá hacer tomar decisiones que inviten al cambio de estrategia hacia las integraciones de nuestros equipos principales, logrando así frenar la gran fuga de deportistas hacia el mundo del profesionalismo o, simplemente, buscando mejorar sus condiciones de vida a la par de tener oportunidades de asistir a eventos sin que se cuestione ni su pensamiento, ni su lugar de residencia.
El tiempo será mi gran valedor.

Javier Valdés Delgado
P. del Río, 1985
Estudiante de Cultura Física y Deportes