Economía

Otra opinión sobre el rumbo de la barca cubana.

Participando en el debate al que invitó el P. Boris Moreno en su artículo “¿Hacia dónde va la barca cubana?” publicado por la revista Palabra Nueva.
ImagePor Karina Gálvez Chiu
No he podido resistir la tentación de participar en este debate que se ha abierto sobre la economía cubana. Con gratitud y ánimo debemos los cubanos de toda la Isla recibir aquellas opiniones que llaman a un debate nacional, no solo que ponga en público las posibles sendas de nuestro errante caminar, sino también que nos permita expresarnos y compartir ideas haciendo uso de uno de los más elementales derechos de la persona.
Mis felicitaciones al Padre Moreno por su exhaustivo y realista análisis de la realidad cubana. Creo que ha abarcado en poco espacio suficientes muestras de los desaciertos e ineficiencias de la gestión económica de nuestro país.

Leer más...

¿Hacia dónde va la barca cubana?

Una mirada al entorno económico.
ImagePor P. Boris Moreno.
La situación económica de Cuba se ha tornado bastante complicada y con visos de caer “en picada” con “rizos” estremecedores como los acaecidos entre los años 1990 y 1994. La política económica del gobierno no ha sido capaz de remontar la cuesta del PIB del año 1989, un año que por demás no fue bueno.
Dicha política ha estado marcada por una falta de definición tanto de perspectiva como de medios, secuestrada por la recen-tralización ideológica que quiere mantener a toda costa un orden de cosas que ahoga al país y que ahora, enfrentado a la severa crisis mundial, parece hacer aguas y solo tiene como arsenal de respuesta las afirmaciones utópicas y el reajuste vía reducción fuerte de gastos que puede llevar a un colapso socioeconómico.

Leer más...

¿Por qué el miedo a vivir sin la libreta de abastecimiento?

Por Karina Gálvez
ImageNadie en Cuba duda de la necesidad de los cambios. Pero, cuando se anuncia alguno, es como si se removiera el piso por el que andamos. Parece que nos contradecimos. Cambios sí pero… ¿no ahora?¿No así?. Rebelarnos ante los cambios no significa que no los queramos, sino que nos asustan. Para pasar por encima de ese miedo hace falta definirlo. Cada cambio no puede producirse solo.
Hace tiempo que los cubanos solo recibimos malas noticias al final de cada año. Ahora estamos esperando nuevas leyes que nadie ha anunciado oficialmente, pero que como es costumbre desde hace unos meses, se comenta en la prensa y en la calle. Se ha hecho normal que la noticia la den los periodistas y no el gobierno.
La noticia de la posibilidad de que quiten la libreta de racionamiento tiene a muchos muy consternados. Es normal que provoque miedo, pero parece una contradicción.

Leer más...

La Crisis Global, sus efectos en Cuba en 2009 y Perspectivas para 2010.

Por Carmelo Mesa-Lago
Efectos de la crisis mundial y comienzo de la recuperación en 2009
La crisis financiera global, la peor desde la Gran Depresión, provocó en 2009 una caída promedio mundial de 2,2%. Sin embargo, según la CEPAL ocurrió algo inusual: la tasa de los países desarrollados se desplomó en 3,6%, mientras que la tasa de los países en desarrollo (excluyendo a China e India) cayó 2,9%, y América Latina y el Caribe (ALC) tuvo la disminución promedio menor: 1,7%.
Ello se debió a que la región estaba mejor preparada debido a un crecimiento sostenido en los últimos seis años, con superávit en las cuentas externas, mejoras en las finanzas públicas, reducción de la deuda externa, incremento de las reservas internacionales y control de la inflación. Pero la crisis afectó de manera diversa a los países: la mitad de la región gozó de un aumento en el producto interno bruto (PIB) que osciló de 0,3% en Colombia a 3,5% en Bolivia (ayudada por la expansión en la generación de gas), mientras que la otra mitad cayó de -0,4% en Ecuador a -6,7% en México.

Leer más...

Las instituciones económicas y la dinámica económica del cambio.

Por Karina Gálvez Chiu
El período de transición económica en Cuba pudiera producirse antes que el proceso político estructural de cambio.
Por eso es importante tener en cuenta algunas transformaciones estructurales que podrían garantizar que el cambio fuera hacia una situación mejor. Es difícil que no sintamos las consecuencias de 50 años de centralización casi total. Es posible que no sepamos qué hacer con las libertades que podríamos, de pronto, disfrutar. Es muy difícil para un estado que comience, en un país acostumbrado durante medio siglo al totalitarismo, actuar equilibradamente, garantizando el avance económico con el ejercicio de libertades, con eficiencia y apertura, velando, al mismo tiempo, por que esas libertades alcancen a todos, la eficiencia sea posible para todos y la apertura sea para incluir y no para aumentar las exclusiones.

Leer más...

Un análisis económico de nuestros últimos sesenta años.

Por José Gabriel Barrenechea Chávez
ImageVariables productivos.
Hace ya algún tiempo en un artículo del periódico Granma se criticaba la Constitución de 1901, entre otras muchas razones porque no le daba a la mujer cubana el derecho al voto sin tener en cuenta el articulista, un alto funcionario del gobierno, por cierto, que para esa fecha ninguna otra constitución del mundo, (al menos a escala nacional) le garantizaba tal derecho a las féminas.
Y es que la falta de un amplio sentido histórico nos lleva necesariamente a los peores errores de criterio. No debe, por tanto, asombrarnos que algunos individuos, y a veces hasta venerables instituciones, piensen y escriban semejantes despropósitos.

Leer más...

De ahorros, crisis y otros milagros.

Por Jesuhadín Pérez Valdés.
ImageViviendo de triunfalismos no se entiende un diario que asegura que estamos al borde del abismo. Vamos rumbo a un nuevo “Periodo Especial”. No es posible sostener el país comprando el 78 % y vendiendo el 22%. Es como una casa, no puedes ganar $ 22.00 y gastar $ 78.00. Se agotan las reservas. Se escurre la liquidez. Después no puedes pagar nada, ni comida, ni petróleo, ni medicinas, ni créditos; los prestamistas huyen de los que no tienen claras las cuentas. El país es como una casa pero muy grande. Una casa que alberga a 11 millones de almas. Una casa con una dudosa reputación financiera. Un sistema económico enorme que colapsa. Nos hundimos.
Pero, ¿por qué ha pasado esto? “… el capitalismo mundial, sus inoportunas crisis”, han sentenciado los forenses económicos de izquierda. “El imperialismo, desproporcionado y mercantilista; la dependencia de los mercados internacionales”. ¡Qué recurrente suena todo!

Leer más...

Medidas para comenzar a curar una economía enferma.

Por Oscar Espinosa Chepe
La economía cubana empeora drásticamente como consecuencia de los efectos de la crisis mundial. En el marco del permanente Período Especial, que ya dura 20 años, y los impactos de los tres huracanes de 2008, el gobierno ha reconocido tener serias dificultades en su capacidad de pago, algo terrible para un país muy dependiente del exterior.
En tales circunstancias, se estableció un plan de ahorro de portadores energéticos desde el de junio, que establece una reducción del 12, 0% del consumo eléctrico para el resto del año. Ello provocará una sensible disminución de la producción de bienes y servicios, y un crecimiento negativo del PIB en 2009.

Leer más...

Ni ahorro, ni muerte: cambio.

Por Karina Gálvez Chiu.
ImageLo que parece un anuncio apocalíptico pudiera ser la mejor noticia para los cubanos. Mientras más oscura es la noche más cerca está el amanecer. Llega el momento en que la única solución es el cambio esencial de las relaciones económicas en Cuba. Solución verdadera desde hace mucho tiempo, pero a lo mejor, única, solo ahora.
Parece que al fin los cubanos tenemos una buena noticia económica: Colapso del “sistema” económico nacional.
Está pronosticado por importantes economistas y analistas interesados en el caso Cuba, un colapso de la economía, un toque de fondo en los próximos meses. Algunos periodistas de medios de prensa oficiales en Cuba (hasta el momento, nadie del gobierno o del nivel central, ni del PCC se ha pronunciado) han expresado con alarma y con verdadera preocupación, la situación que vivimos y viviremos.

Leer más...