Editoriales

No hay cambio pleno sin participación de todos


Algo se mueve en Cuba. Han comenzado a soplar aires de cambios estructurales. Aunque, como se ve, solo estamos al principio de una nueva etapa en nuestra historia. Podrá ser mejor si se intenta hacerlo lo mejor posible desde el principio. Ahorra errores y alivia el corcoveo inseparable del cambio. Parece que el pueblo cubano, con indudable paciencia y sabiduría histórica, ofrece otra oportunidad de tiempo al gobierno que lo ha pedido, una vez más, a lo largo de cinco décadas. Ojalá que la nueva dirección del Estado agilice y profundice, sin improvisaciones, los cambios sustanciales que son la única salida responsable para justificar el tiempo comprado e invertido.

Leer más...