Historia

Nuestros pensadores (XXIII): “José Braulio Cástulo Alemán Urquía”


Por Héctor Maseda Gutiérrez

José Braulio Cástulo Alemán Urquía. Foto tomada de Internet.
 
JOSÉ BRAULIO CÁSTULO ALEMÁN URQUÍA, General de División del Ejército Libertador y Ayudante del Generalísimo Máximo Gómez; participó en la Guerra por la Independencia de Cuba en el período 1895-1898; Secretario (Ministro) de la Guerra durante el gobierno de la República en Armas del General Bartolomé Masó (1897); periodista; político (autonomista primero, independentista después); diplomático; orador. Ministro de Educación y Bellas Artes; Gobernador de Las Villas (actual provincia de Villa Clara) y Senador de la República de Cuba; parlamentario constitucionalista, uno de los principales autores de la Primera Carta Magna cubana (1901) y opositor decidido a la Enmienda Platt; miembro de la Institución Masónica y patriota. Nació en Las Villas, el 26 de marzo de 1864. Defendió sus opiniones políticas en cuanto medio de difusión masiva nacional le resultó posible, motivo por el cual fue reprimido y encarcelado en decenas de ocasiones por sus ideas libertarias dirigidas contra él por las autoridades coloniales españolas. Al declararse la “Guerra necesaria y justa” (1895) se incorporó al ejército independentista el 5 de noviembre de ese año. Participó en varias acciones combativas. Ya convertida Cuba en República se le designó como Embajador cubano ante el gobierno de México. Fue un incansable luchador durante la guerra y en la República defensor de la paz, el progreso, la cultura y la elevación de la dignidad de su Patria. Entre sus trabajos periodísticos más importantes se encuentran “Erre con erre”, “Veneno” y “Planes y transacciones”. Ocupó el cargo de Presidente de la Sociedad Científica-Cultural “La Tertulia”. Falleció en la ciudad de La Habana el 15 de enero de 1930, a los 65 años de edad.
 
Sus padres fueron Antonio Alemán Romero y María Urquía Espino, ambos naturales de Islas Canarias, España. Antonio era un personaje querido y admirado por sus vecinos y coetáneos. María se consagró a las labores hogareñas. El joven Alemán Urquía realizó sus primeros estudios en los colegios de la capital habanera “San Francisco de Asís” y en el “Real Cubano”. Desde su temprana edad se mostró inteligente, profundo y reflexivo en sus ideas; así como firme y valiente en las decisiones importantes que asumió a lo largo de su vida. Matriculó en la Universidad de La Habana la carrera de Derecho, pero no la concluyó para dedicarse al periodismo, su verdadera vocación, actividad que convirtió en su principal arma anticolonial. En su ciudad natal fundó el diario El Horizonte (clausurado por el gobierno español apoyado en virtud de la nueva Ley de Imprenta en 1886) por su empeño en denunciar la inmoralidad administrativa, el falso liderazgo y la reacción como línea de conducta del gobierno colonial. Colaboró, además, en los periódicos de corte separatista La Defensa, El Porvenir y La Protesta. Sobre todo en este último en el que criticó todos los desmanes del Gobierno español y, en especial, los del General Esponda, Gobernador de Las Villas. Tuvo que enfrentar cuarenta y tres procesos judiciales y varios encarcelamientos en la prisión de Santa Clara. En sus enfrentamientos políticos defendió -con valor, hidalguía y profesionalidad- sus ideales independentistas, a pesar de los peligros que debía enfrentar al hacer pública su posición favorable a la libertad de la Isla de Cuba y condenar las represiones y violaciones a las libertades ciudadanas que contemplaban desde la confiscación de bienes y el exilio forzoso, hasta la prisión política o la muerte.
 
Se inició en la Institución Masónica como miembro de la Logia “Modelo” cuando cumplió los 21 años de edad y llegó a ser Venerable Maestro de la misma, por la rectitud en su actuación fraternal; así como por su proyección social y características personales que le granjearon sólido prestigio como hombre digno y ejemplar, incluso, ante sus más fuertes adversarios.
 
Como político, militó en el Partido Liberal Autonomista en la provincia de Las Villas. Con el tiempo se desvinculó de esta organización para sumarse a la corriente independentista (1892) y comprometerse con nuestro Apóstol, José Martí, en organizar las redes y células independentistas en Santa Clara y en la creación del Partido Revolucionario Cubano (PRC) de corte separatista, en la región central, conjuntamente con Francisco López Leyva. Se unió al Ejército Libertador el 5 de junio de 1895, en la finca “La Vigía”, bajo las órdenes del Mayor General Manuel Suárez.
 
Rápidamente se destacó como hombre de acción en los combates que participó o dirigió personalmente (Las Cruces, Manajanabo, Potrerillo, La Pimienta y otros) al demostrar alta capacidad militar táctica y estratégica. El General José María Heredia le propuso el mando de la Brigada de Cienfuegos, pero Alemán prefirió formar su propio regimiento que sería conocido en lo sucesivo como “El Villa Clara”. Comandó las brigadas de Villa Clara, Sagua y Cienfuegos. Posteriormente realizó labores de inteligencia e infiltración en la Trocha de Júcaro a Morón bajo las órdenes directas de Máximo Gómez. En 1897 y bajo la presidencia del General Bartolomé Masó, fue designado Inspector General del Ejército Libertador y logró que el Generalísimo Máximo Gómez dictara el Decreto en el que, por sugerencia personal, se condenaba a la pena de muerte -bajo la figura delictiva de traidores- a todo militar insurrecto, político criollo o ciudadano común que viniese al campo independentista con proposiciones de concluir la lucha sin haber logrado la independencia de Cuba.
 
Sus ascensos en la escala militar se produjeron con rapidez: Teniente Coronel, jefe de regimiento de caballería, nombrado por el Mayor General José María Rodríguez (13 de septiembre de 1895); posteriormente elevado al grado de Coronel (15 de octubre de ese año). El 12 de enero del año siguiente se le responsabiliza en calidad de Jefe de la Comisión del 4to. Ejército insurgente y posteriormente (25 de marzo de 1896) es ascendido al grado de Brigadier General al frente de una brigada de caballería. Siendo General de Brigada es designado Secretario de la Guerra (octubre de 1897) y miembro del gabinete presidencial del Presidente Bartolomé Masó, y así sucesivamente hasta alcanzar el grado de General de División. Entró en la ciudad de Santa Clara acompañando al General José de Jesús Monteagudo.
Sus funciones de legislador comenzaron con su participación en la Asamblea de “La Yaya”, realizada entre el 10 y el 30 de octubre de 1897, en su carácter de delegado por la región central de Las Villas por la que resultó electo unánimemente, en el cargo de Secretario de la Guerra, oportunidad en que redactó la Ley de la Organización Militar, aprobada ese mismo mes. Sostuvo discrepancias con miembros del Consejo de Gobierno, motivo por el cual renunció a su cargo y posteriormente marchó en dirección a occidente al frente de una agrupación armada hasta que terminó la guerra, ostentando ya el grado militar de General de División. En representación del Ejército Libertador, pronunció un discurso en el sitio conocido como La Ceibita (diciembre de 1898), a su entrada triunfal en la ciudad de Santa Clara.
 
Fue José B. Alemán uno de los pocos cubanos que captaron los peligros que entrañaba la intervención militar norteamericana en la guerra. Posiblemente esa pudo ser la razón por la que siempre presionó y se opuso en medios gubernamentales y públicamente, al licenciamiento del Ejército Libertador. La entrega de armas y el licenciamiento de todas las unidades militares que la componían, la consideró como uno de los mayores errores políticos de graves e incalculables consecuencias futuras. Prueba de ello la tuvimos cuando se le designó constituyente en 1901 para legislar, conformar y someter a la consideración de los legisladores cubanos la Primera Constitución de la República de Cuba. Su voto opuesto a la aprobación de la Enmienda Platt siempre estuvo presente en los encuentros que sostuvo -por derecho- entre el resto de los legisladores criollos. Alemán se erigió en uno de los doce constituyentes que en la sesión de junio de 1901 votó por el NO a la Enmienda Platt. Su oposición a los grupos de cubanos defensores de la línea anexionista que deseaban ver a Cuba convertida en un Estado más de los Estados Unidos de Norteamérica fue sistemática, fundamentada, permanente e histórica. Como diputado por la provincia de Las Villas, desarrolló paralelamente las funciones de Secretario Excelentísimo de Diputación, Presidente de las Comisiones de Fomento y Asientos de la Provincia, Secretario de la Junta Provincial de Represión a la Vagancia, vocal de la Comisión Inspectora del Censo Laboral. Al ser electo Gobernador de la provincia de Las Villas, renunció al cargo en 1906, al producirse la Segunda Intervención Militar norteamericana en la República de Cuba. También fue Senador por Santa Clara durante el gobierno de José Miguel Gómez. Durante ese período de su vida (1909) propuso y fueron aceptadas leyes que beneficiaron al campesinado, defendió el derecho a las libertades fundamentales ciudadanas y creó las Granjas-Escuelas Agrícolas. Como diplomático ocupó el cargo de Embajador de Cuba en México desde 1926 hasta su fallecimiento, ocurrido el 15 de enero de 1930, en La Habana. Concluyó su carrera política cuando ocupó el cargo de Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes durante el gobierno del General Gerardo Machado. En esta responsabilidad, José Alemán, fundó las primeras escuelas agrícolas; Institutos de Comercio, Deportes y Educación Física, la Escuela de Bellas Artes de Santiago de Cuba. Creó las primeras Escuelas Nocturnas para Adultos, las de Lenguas Extranjeras y la Escuela Técnica de Rancho Boyeros, el Dispensario de Higiene Infantil y el Museo de Historia Natural. De igual manera se ocupó en la reorganización de la Universidad de La Habana.
 
Conclusiones
 
1. José B. Alemán Urquía fue multifacético en sus proyecciones socio-políticas y principios ético-morales: General de División del Ejército Libertador y Ayudante del Generalísimo Máximo Gómez; participó en la última Guerra de Independencia de Cuba (1868-1898) con activa participación en varios combates. Ocupó el cargo de Secretario (Ministro) de Guerra de la República en Armas (1897); excelente periodista; político liberal autonomista primero, e independentista después; delegado del Partido Revolucionario Cubano (PRC) en la región central de la Isla por orientaciones de nuestro Apóstol José Martí; Ministro de Educación y de Bellas Artes, Gobernador de la provincia de Las Villas y Senador de la República de Cuba; Parlamentario Constitucionalista, uno de los principales legisladores de la Primera Constitución de la República de Cuba (1901) y luchador incansable contra la aprobación de la Enmienda Platt y su inclusión en la Primera Carta Magna cubana; diplomático; orador; miembro de la Institución Masónica e incansable patriota que dedicó su vida, inteligencia y trabajo en beneficio de su pueblo y país, amparado en un patrón de conducta sin manchas, elevada honestidad, inteligencia, racionalidad y tolerancia extrema.
 
2. Se produjeron múltiples manifestaciones públicas en todo el país condenando la introducción y aprobación de la Enmienda Platt en la Primera Constitución de la República de Cuba (1901), en cuya letra se le concedía el derecho al Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica a intervenir militarmente en el archipiélago cubano cuando unilateralmente considerara existía el peligro para la vida y/o propiedades de sus ciudadanos radicados, con carácter permanente, en el país. La ola de protestas tuvo lugar en todo el territorio nacional, pero sobre todo en la región central villaclareña. Contra la promulgación de esta enmienda se pronunciaron personalidades nacionales como Juan Gualberto Gómez y Salvador Cisneros Betancourt, secundados por José B. Alemán y José Robau López, por considerarla bochornosa y humillante para el pueblo y gobierno de Cuba.
 
3. La muerte de José B. Alemán le arrebató al pueblo de Cuba a uno de sus más fieles representantes y defensores de sus Derechos Políticos y Civiles. Es importante señalar que este fatal desenlace ocurrió precisamente a finales del primer tercio del siglo XX, una de las etapas críticas más dramáticas en la historia de la época republicana. Al conocerse la noticia de su muerte, decenas de miles de cubanos mostraron en las calles de las principales ciudades del país, el profundo dolor que los asistía por tan sensible pérdida. Por su parte, los medios más importantes de divulgación masiva nacionales se hicieron eco del triste suceso en los periódicos nacionales Excelsior-El País, El Mundo, El Heraldo de Cuba, La Publicidad y la revista Carteles.
 
 
 
Bibliografía
1. Enciclopedia Digital Wikipedia ilustrada. 2014.
2. Enciclopedia Digital EcuRed ilustrada. 2014.
3. Enciclopedia Universal Ilustrada. 2005.
4. Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Parte Primera. (1510-1898). Tomo I (Biografías).
5. Pichardo Viñals, Hortensia. “Máximo Gómez, cartas a Francisco Carrillo”. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, Cuba. 1986.
6. Cabrera Cuello, Migdalia. “Villa Clara y sus luchas por la Independencia”. (1878-1898).
7. Vázquez Rodríguez, Benigno. “Precursores y Fundadores”. Editorial Lex. La Habana. 1958.
8. Mendieta y Montefur, Carlos. “El Partido Republicano Federal de Las Villas”. Enciclopedia Digital Wikipedia.
9. Averhoff Purón, Mario. “Los Primeros Partidos Políticos”. Instituto Cubano del Libro. La Habana. 1971. Pág. 38.
10. Averhoff Purón, Mario. “Los Primeros Partidos Políticos”. Ídem anterior. Pág. 41.
11. La Organización de Naciones Unidas (ONU). “La Resistencia Villaclareña ante la Enmienda Platt. Sagua la Grande”. ONU. Caso de Rebeliones Populares.
12. “La Yaya”. Portal Camagüey.
13. “Asamblea de La Yaya”. Diario El Habanero.
14. “Asamblea de La Yaya”. Portal “Mi País”.
15. “Constitución de La Yaya”. Portal “Asanac”.
16. “Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba”. Primera Parte (1510-1898). Tomo III. Expediciones navales y acontecimientos político-militares.
 
Héctor Maseda Gutiérrez.
Uno de los 75 presos de conciencia del 2003.
Agencia DECORO.