Historia

Por el rescate del Hotel Comercio, una obra de gran valor arquitectónico.

Por Wilfredo Denies Valdés
El edificio de perfecto Art-Noveau, conocido por el Hotel Comercio, situado en el mismo corazón de la capital pinareña, es la única muestra representativa de este siglo de valor arquitectónico, aunque hay algunos de estos elementos aislados en otras edificaciones. Sus ruinas actuales son un grito a la conciencia de la ciudadanía y las autoridades de Pinar del Río. No solo porque brinda en silencio una catastrófica imagen de la Ciudad en su intersección central, sino que muestra la desidia y la falta de profesionalidad de sucesivas direcciones del Gobierno, el partido y los conservadores de la Ciudad.
Mientras, a su alrededor se han rescatado y convertido en “shoppings” otros edificios de escaso o ningún valor arquitectónico. Pero son vulgares centros de recaudación de divisas. Esas sí han movido la recuperación de la principal calle de Pinar.

Leer más...

La UMAP: una página digna de no recordar

Por Belisario Carlos Pi Lago
Por muy atrás que se extienda la vista hacia los horizontes del pasado, ya existe la práctica de reclutar hombres, a las buenas o las malas, y obligarlos a pelear contra otros hombres de los que nunca recibieron daños, ni siquiera ofensas. Así lo hicieron los egipcios, los griegos, los persas, los romanos, y qué sé yo cuántos pueblos más. Bueno, por lo menos, sirva de consuelo que por aquellos tiempos los reyes iban delante de sus huestes y le metían el pecho al acero. Con el paso de los años -- ¿Quién sabe cuántos? --, comprendieron al fin que el culto a Marte se puede realizar con más efectividad y menos riesgo cuando se realizan los santos oficios a distancias prudenciales.
Se desconoce también la fecha exacta en que se implantó la práctica de buscar acuerdos con el enemigo en mesas de negociaciones desbordadas de champán y sonrisas, mientras los hombres se descuartizan en el campo de batalla. Y, por supuesto, tampoco sé con precisión en qué momento se comenzó a llamar Servicio Militar a ese arte de convertir los seres humanos en gallos de lidia o en perros de pelea. Y no es que ignore estas cosas por negligencia.

Leer más...

Las imprentas en Pinar del Río: progreso hacia el pasado

Por Wilfredo Denie Valdés
La primera imprenta existente en este territorio se remonta al año 1850. Estos talleres que llevaron el nombre de “Ferrocarril” estaban situados en la “Calle Real del pueblo” donde se encuentran actualmente las oficinas del Banco Nacional. Allí se comenzó a editar el primer periódico de la capital pinareña: “El Veguero” el 26 de junio de 1852. En los propios talleres también se imprimieron los periódicos “El Ómnibus” en 1858 y “El Eco de Vueltabajo” en 1876.
A mediados de 1876 fue fundada la imprenta El Comercio en la calle Martí al lado del café La Perla, posteriormente Labiada y hoy La Casona. A partir de ese año se comenzó a editar en sus talleres el periódico La Fraternidad Española.

Leer más...

La Guayabita del Pinar

Por Wilfredo Denie Valdés
La crema y el licor Guayabita del PinarHablaré sobre los orígenes del famoso licor, el que todos conocen como Guayabita del Pinar, que tantos premios internacionales ha adquirido por su exquisitez y buen gusto, fabricado en Pinar del Río para orgullo nuestro, producido con una diminuta guayaba, que se cosecha de forma silvestre exclusivamente a la orilla de los pinos de las montañas pinareñas y que anteriormente era vendida por los campesinos de esas zonas en pequeños catauros.
Este afamado licor se comenzó a fabricar, según el tomo número 4, Folio 165 del Registro Mercantil, por la firma Garay y Compañía, integrada por Lucio Garay Zavala, Salvador Baduel Carrera y Juan Bautista Aguirre, que a la vez fabricaban gaseosa en la calle Maceo número 68 entre las calles Vélez Caviedes y Recreo, con fecha 6 de abril de 1899.

Leer más...

¿Pinareña o Jupiña? El éxito de la microempresa que nos refrescó con la recordada “Jupiña”

Por Wilfredo Denie Valdés
Muestras de las botellas de gaseosasEn el lugar donde se instaló la fábrica de gaseosa y aguas minerales conocida como La Pinareña, con anterioridad existía una casona de estilo colonial, propiedad de la familia Roberti, dueño de parte de los potreros de los Marañones, perteneciente a los Vivó la mayor extensión. La mencionada casona la adquiere por compraventa a Moisés González del Pino, vecino del caserío de Rincón, término municipal de Santiago de las Vegas.
La mencionada fábrica surgió el 6 de junio de 1905 bajo la razón social de Ramón González Guerra y Moisés González del Pino. El 25 de junio se disuelve esta sociedad, quedando como único dueño Moisés González del Pino. Esta estaba situada en esta ciudad, calle Recreo, según consta la inscripción segunda de la hoja 360, folio 144 del libro 10 de sociedades y la vende al señor Juan Montes Crespo, natural de España y de esta vecindad, soltero, por precio de $1300.00 en oro de cuño español.

Leer más...

Las mambisas de Occidente

Por Teresa Fernández Soneira

Todos los países del mundo han contado con mujeres heroicas, y nuestra Patria puede vanagloriarse de haber tenido cientos de mujeres que han luchado al lado de los hombres para alcanzar la libertad. Por ello, cualquier historia que se escriba sobre las guerras de independencia de Cuba estaría incompleta si no se incluyera en ella la participación de la mujer cubana. Aquí veremos algunos ejemplos de las patriotas de la provincia de Pinar del Río que lo sacrificaron todo por un ideal.

Leer más...

El Bando de Reconcentración de Weyler fue para Pinar del Río.

Por William Denie.
El hospital “Lazareto” y la “Cuartería de los Muertos”.
La marcha incontenible del Ejército Libertador, a las órdenes del general Antonio Maceo, que se batía victoriosamente en todo el territorio vueltabajero contra el ejército español, le infundieron pavor a Valeriano Weyler, capitán general de la Isla. Las proezas realizadas en la región occidental por el caudillo insurrecto precipitaron el descrédito de Weyler. Tanto había predicado este la eficacia de los batallones echados sobre el Lugar Teniente General del Ejército Libertador que el resultado adverso de sus planes fue, naturalmente, mucho más ruidoso de lo que, sin aquellas fanfarronadas, en cualquier otra circunstancia, hubiese parecido a los ojos de propios y extraños.
El desdichado gobernante español ideó entonces la manera de llegar al exterminio de los enemigos del régimen colonial. Con ese propósito Weyler dictó el 21 de octubre de 1896 un bando de reconcentración llamado a ser todo un monumento de ignominia para la agonizante dominación.

Leer más...

Cayuco: un pueblo con dos nombres

Por Luís Cáceres
Antes de 1959 en la geografía pinareña, en su parte más occidental es ubicado un pueblecito llamado Cayuco, teniendo en cuenta que en ese entonces Pinar del Río fue llamada La Cenicienta, es de suponer que Cayuco fuera el lugar entre los más atrasados y olvidados de Cuba por no decir el más. Es el último y más próximo al Cabo de San Antonio, hoy es llamado “Manuel Lazo” en honor al coronel mambí. Yo prefiero hablar de Cayuco, es decir antes de 1959.
Es un pequeño pueblito que en poco más de media hora podía caminarse todas sus calles. En ellas podía apreciarse un Hotel Restaurante, de Aarón Creiby, y otro restaurante, de Pablo Díaz, este último era atendido por tres de sus hijas, entre otros. Contaba con dos salones de billar y dominó, sus vidrieras con dulces variados y baratos y refrescos embotellados de todo tipo a 5 centavos, cada local con su baño público. Uno de estos salones tuvo como dueño a Andrés Delgado y el otro a Clemente Cáceres, este último tenía además una guarapera. Abrían sus puertas diariamente y en la noche eran muy frecuentados por el público.

Leer más...

La Constitución del 40

Por Wilfredo Denie Valdés
Ante la inestabilidad existente en el país, el pueblo presionó al régimen de Batista que detentaba el poder por la fuerza de las armas, a inclinarse a la necesidad de encaminar a la nación hacia un nuevo orden constitucional. En abril de 1939 se aprobó un nuevo código electoral para crear las condiciones de una elección que reflejara en alguna medida los sentimientos populares.
De las experiencias acumuladas en aquella lucha, los partidos de oposición lanzaron una consigna que se hizo muy popular en Cuba: Constituyente primero, Elecciones después.

Leer más...