Internacionales

Dossier: Restablecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-EE.UU.“Le corresponde a los cubanos decidir su futuro”

 
Entrevista con Roberta Jacobson por Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar, Eliécer Ávila y Dagoberto Valdés

Roberta Jacobson junto a algunos miembros de la sociedad civil cubana en la redacción del periódico 14ymedio.
 
En octubre del año pasado sostuve una conversación con Roberta Jacobson, a través de un hangout (videodebate) de Google, sobre democracia, tecnología y el papel de la mujer en el activismo. En aquella ocasión, interactuamos a través de una pantalla y con la compañía de los internautas interesados en nuestra charla. Ahora, hemos hablado a pocos centímetros una de la otra, en una visita que la subsecretaria de Estado para el hemisferio occidental ha hecho a la redacción de nuestro diario independiente 14ymedio, en La Habana.
 
La cercanía me ha permitido confirmar lo que ya había sentido en nuestra conversación anterior, que esta mujer locuaz y de mirada atenta, es una profunda conocedora de la realidad cubana. No en balde ha liderado la primera ronda de conversaciones entre Cuba y Estados Unidos después del anuncio del pasado 17 de diciembre sobre el restablecimiento de relaciones entre ambos países.
 
Varios miembros de nuestro consejo editorial y algunos colaboradores, nos hemos encontrado con Jacobson en el piso 14 del edificio modelo yugoslavo donde radica nuestra sede. A continuación transcribo una conversación, donde intentamos abordar un gran espectro de temas.
 
Pregunta (Yoani Sánchez): ¿Tenemos motivos para preocuparnos de que prevalezca el pragmatismo y la política del acercamiento por encima de todo lo demás, y que el tema de los derechos humanos y las libertades ciudadanas quede relegado?
 
Respuesta: Los fines de nuestra política son exactamente los mismos que antes. Se enfoca en lograr un país libre, donde los cubanos tengan el derecho a decidir su futuro. Lo más importante es cómo llegar a ese punto, y somos conscientes de que no hemos tenido éxito con la estrategia anterior. Así que estamos tratando de utilizar una nueva política, de tener relaciones diplomáticas porque a nosotros -y en especial al presidente Obama y al secretario Kerry- nos parece que es importante tener contacto directo con el Gobierno.
 
Lo más importante es cómo nosotros podemos empoderar al pueblo cubano de una manera más eficaz y ofrecerle más oportunidades de telecomunicaciones para modernizar su sistema informático, tener acceso a la información y ser parte del “pueblo global” conectado. Es un proceso complejo, que va a demorar, pero no vamos a dejar a un lado el tema de derechos humanos y de la democracia porque están en el centro de esta nueva política también.
 
Pregunta (Reinaldo Escobar): El Gobierno cubano hasta ahora solo ha puesto en la balanza de la negociación la excarcelación de 53 personas -y enfatizo “excarcelación, porque no son liberaciones, pues la mayoría solo ha recibido una licencia extrapenal. ¿Se pueden esperar nuevas excarcelaciones derivadas de estas conversaciones?
 
Respuesta: Eso fue parte de las conversaciones, donde nosotros manifestamos interés en varias personas en Cuba. Lo que fue acordado en ese proceso fue el intercambio entre los agentes de inteligencia, uno que ha viajado a los Estados Unidos y tres que han regresado a Cuba. Lo demás han sido políticas de cada lado, gestos, de interés propio. Nosotros vamos a seguir implementando políticas de acuerdo a esos intereses, que creemos apoyan al pueblo cubano.
 
Pregunta (Reinaldo Escobar): Hemos sabido que en las cárceles cubanas se ha estado promoviendo una huelga de hambre de algunos presos que están en las listas de prisioneros políticos y sin embargo no han sido excarcelados ¿Deben albergar ellos alguna esperanza?
 
Respuesta: Quiero decir algo más: en las discusiones de los últimos días, hemos acordado mantener diálogos de muchos tipos. De cooperación, como medioambiental, antinarcótico, etcétera, incluyendo el tema de derechos humanos que fue propuesta de Cuba el año pasado y ahora ha sido aceptada por nosotros. Tenemos distintas concepciones de ese diálogo y son los expertos en esos temas los que participarán por nosotros, pero lo que hemos dicho varias veces es que jamás pensamos que después de más de cincuenta años de existir este problema, fuera a resolverse de la noche a la mañana. Sabemos que hay más personas en las cárceles y hay más en otras partes luchando por sus derechos.
 
Pregunta (Eliécer Ávila): Algunos medios han mostrado que en estas conversaciones la fórmula es derechos humanos versus economía. Sin embargo, yo entiendo la política como el mecanismo para que la gente viva más libre y viva bien, por lo que no veo ningún conflicto entre un tema y otro. ¿Comparte usted esa visión?
 
Respuesta: Nosotros estamos totalmente de acuerdo en que son, no solo complementarios, sino que están esencialmente vinculados. Hemos hablado y hemos oído al presidente, al secretariado de Estado Kerry y al vicepresidente Biden hablar de alcanzar un hemisferio democrático, libre, seguro y próspero. Eso son cosas que están todas vinculadas. ¿Cómo podríamos hablar de un hemisferio que es próspero, pero no tiene libertad? ¿O que tiene libertad pero no tiene nada que comer? ¿O que tiene mucho que comer y libertad, pero no se puede caminar por las calles por la inseguridad y otros peligros? Esas son cosas que están vinculadas, pero algunas son responsabilidad de los Gobiernos para proteger a los ciudadanos y garantizar sus derechos fundamentales, otras deben cumplirlas los propios ciudadanos, pero en una sociedad civilizada tenemos que hablar de todas estas cosas.
 
Pregunta (Eliécer Ávila): De ahí la importancia también del acceso a las telecomunicaciones y a la información…
 
Respuesta: Sí, los ciudadanos tienen que tener acceso a la información no solo por cuestiones de libertad y de derechos, necesitan acceso a la información para su vida económica. Es muy importante y esa es una manera en que se puede tener mayor prosperidad. Así que estamos totalmente de acuerdo en que economía y derechos humanos están muy vinculados. No hay una contradicción entre ellos, para nada.
 
Pregunta (Dagoberto Valdés): Del 21 al 25 de enero de 1998 fue la histórica visita del papa Juan Pablo II a Cuba. Para los cubanos aquella fue una visita de expectativas y la de ustedes ahora también. ¿Cuál considera que es el papel de la Iglesia Católica como mediadora en el diálogo no solo entre los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos, sino en el importante diálogo que hay que hacer entre sociedad civil y Gobierno de Cuba?
 
Respuesta: Primero quiero decir que el papel del papa Francisco y del Vaticano fue clave en el proceso nuestro con el Gobierno de Cuba. Sabemos que el Vaticano siempre es importante en un proceso como este, pero yo agregaría que este papa es especial para esta región…. “todos somos argentinos en este momento…”. Así que agradecemos el papel de la Iglesia. En el futuro creo que el papel de la Iglesia en Roma y también de la Iglesia en Cuba va a ser muy importante. He tenido una conversación con el Cardenal y hay varias iniciativas por parte de la Iglesia cubana en varias áreas, encaminadas a cambios económicos, educativos y otras áreas. En la Iglesia, como en el campo y los medios de comunicación, le corresponde a los cubanos decidir y no a los estadounidenses.
 
Yoani Sánchez: Gracias por su visita a nuestra redacción. Le entregamos una versión impresa de 14ymedio con la selección semanal que hacemos para eludir la censura. Tenemos la esperanza de que un día nuestro diario esté en los estanquillos de todo el país.
 
Roberta Jacobson: Gracias a ustedes, me he sentido muy a gusto aquí, como en familia.