Internacionales

Dossier: Restablecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-EE.UU. Un día diferente para Cuba

 
Foto de Yoandy Izquierdo Toledo.

El 17 de diciembre de 2014 amaneció como un día normal. Los devotos de san Lázaro, que son muchos, llevaban prendas de vestir de color morado o confeccionadas con sacos de yute, ambos símbolos que de alguna manera representan su adoración a este santo. Desde el día 16, muchos cubanos prepararon su velada y al son de tambores, flores, velas, mechas de aceite, hicieron su fiesta hasta el amanecer. Desde que tengo uso de razón ha sido así.
 
Lo que hizo la diferencia fue el anuncio de que Raúl y Obama hablarían simultáneamente a las 12:00 del mediodía. Teníamos nuestras reservas. En algunos despertó incertidumbre, temor, ansiedad. Otros tenían la certeza: “nada bueno pa’ nosotros” o “ nada nuevo pa’ nosotros”. La costumbre. Se equivocaron. Ha sido bueno para muchos y nuevo para todos.
 
¿Para quiénes ha sido bueno? Pues para quien sepa reconocer el momento de poner por encima de intereses personales los de la patria. Para aquel que está seguro de que para cambiar todo hay que empezar a cambiar algo. Para todo aquel que sabe que la confrontación trae más pérdidas que ganancias. Para todo aquel capaz de notar una luz de esperanza en el oscuro camino.
 
Los gobiernos de Cuba y EE.UU. han resuelto ceder. Ambos cedieron. Enhorabuena. Para buscar consensos, para lograr un diálogo serio y eficaz, las partes implicadas tienen que estar dispuestas a tolerar, a acceder, a conceder. Lo que no significa, como algunos piensan, sucumbir, someterse o conformarse. Nada de eso. Los que nos sentimos felices y esperanzados sabemos que hay mucho por hacer y que existen innumerables espacios por ocupar. Sabemos que esto no es más que un primerísimo paso. Pero nos movemos, y esa sensación de movimiento no tiene igual para este pueblo que lleva demasiados años varado en el tiempo. La estamos disfrutando.
 
Hoy no logro adivinar qué pasará. Nadie puede. Lo que sí puedo afirmar que el 17 de diciembre de 2014 no fue un día cualquiera para millones de cubanos.
 
Livia Gálvez Chiú (Pinar del Río, 1971).
Licenciada en Contabilidad y Finanzas.
Miembro del Consejo de Redacción de Convivencia.
Reside en Pinar del Río.