Internacionales

Dossier: Restablecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-EE.UU. Ya estamos bien con los Estados Unidos… ¿cuándo vamos a estarlo entre nosotros?



Obra de Félix Pablo Rigau.


Sorpresa, sorpresa, sorpresa. El gobierno cubano y el de Estados Unidos de América llevaban año y medio negociando en el frío y discreto Canadá lo que nadie podía imaginar.
 
Barack Obama y Raúl Castro hicieron posible lo impensable. En las calles de Pinar del Río reina la sorpresa, incredulidad, shock. Nadie se lo puede creer, pasó lo que solo la imaginación de un loco podía concebir, pero pasó: Cuba y Estados Unidos restablecen relaciones diplomáticas, después de más de cincuenta años de confrontación, desacuerdos y desencuentros.
 
El pinareño de a pie, en medio de colas para los huevos o los chícharos no da crédito a tal noticia. Hay euforia, lágrimas, dudas, escepticismo… todo tipo de reacciones. Pero pasó lo que nadie antes del desayuno, los que lo toman, pensó que podía pasar: La Habana contenta, los tres presos que conformaban el quinteto ya están en casa. Los Estados Unidos tienen a Alan Gross. Ahora quince días de celebración y actividades. Loas a la visión del comandante Fidel Castro. En provincias se sacarán las pipas de cerveza y se ofrecerán conciertos de música popular. A todo dar pasará un mes. Y como me dijo un ciudadano de a pie hoy en medio de la calle Martí: ya están en Cuba los cinco, okey, tenemos relaciones con los yumas, okey. Bueno ¿y ahora qué? Mejor dicho: ¿y después qué?
 
El general presidente ha dicho que debíamos habituarnos a convivir con las diferencias, eso es bueno, lo único que lo dijo para con los Estados Unidos y no para con sus paisanos cubanos que no somos comunistas y lo expresamos públicamente. Con los que no pensamos como él debe también aprender a convivir, porque aquí estaremos día a día haciendo lo que hemos venido realizando todos estos años. Ahora con el incentivo de que el enemigo se ha convertido de la noche a la mañana en partner.
 
Es bueno, muy bueno que las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos avancen y mejoren, lo recibimos con alegría y optimismo. Pero ad intra, en la Cuba profunda, existen intereses y propuestas que no pueden ser ignoradas. La sociedad civil y la oposición pacífica en Cuba les devuelven la pelota a la cancha del gobierno cubano y les propone lo siguiente:
 
1. Puesta en libertad inmediata de todos los presos por motivos políticos.
2. Ratificación de los Pactos de Derechos Internacionales.
3. Reconocimiento de la sociedad civil cubana independiente dentro de la Isla y la Diáspora.
4. Pluralismo político y elecciones libres y democráticas.
 
Son esos simples puntos, por ahora, los que una representación de la sociedad civil pide que se cumplan. La euforia y la alegría no pueden sacarnos de la senda por la que hemos optado. En la mesa de negociaciones exigimos estar presentes y que se escuchen nuestras propuestas. Tenemos el derecho a estar en el centro del debate que decide los destinos de nuestro país. Ya se dio el primer paso, ahora queremos que el camino que falta por recorrer lo hagamos juntos. Ni más ni menos.
 
Juan Carlos Fernández Hernández (Pinar del Río, 1965).
Fue corresponsable de la Hermandad de Ayuda al Preso y sus Familiares de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Pinar del Río. Miembro del Equipo de Trabajo de Convivencia.
Corresponsal del Diario 14ymedio en Pinar del Río. Animador de la sociedad civil.