Intramuros en inglés

en1

 

Septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Imágenes de nuestras calles: hablan por sí solas

Por Yoandy Izquierdo Toledo

Por estos días cobran auge en Cuba las “medidas” de prevención contra determinados agentes como el virus chikungunya, el mosquito Aedes aegypti, el virus dengue y hasta se han implantado comisiones en los servicios aeroportuarios con el fin de evitar la entrada del virus Ébola. Sin embargo, con los altos niveles de mala higiene que hay en nuestras cuadras, muchos consideramos que no se logrará una salud integral, si no se aplican serias políticas de sanidad que vayan más allá de las anteriormente mencionadas.

Cada mañana al salir de mi casa para el trabajo veo cómo se incrementa la basura en la esquina de mi domicilio. Por supuesto, fuera del contenedor que hay dispuesto para ella ya que, obviamente, es insuficiente. Quizá esto suceda en no pocos lugares a lo largo de todo el país y se trata de una responsabilidad compartida entre la población y el Estado, específicamente la red de Servicios Comunales.

Los desechos son de cualquier tipo porque no existe ni la más mínima clasificación en el sitio de depósito, el cual lo mismo puede estar ubicado, como el mío, frente a una tienda de víveres o bodega, como más comúnmente se le llama en Cuba, o colindante con una escuela primaria. Tengo conocimiento de que en ocasiones los propios vecinos y empleados de los establecimientos se han quejado; pero como pasa muchas veces en Cuba, nadie se hace eco de las peticiones de los de a pie, y mucho menos trascienden el nivel local o llegan al receptor adecuado.

Tampoco es menos cierto que, si usted acumula los residuos domésticos y se dispone a llevarlos en la noche al sitio destinado para ello, no regresará para casa si no hay espacio. Y así, sucesivamente, y con cada hogar sucederá lo mismo. El resultado es esa montaña de ya no se sabe qué, porque con el pasar de los días proliferan todo tipo de olores y vectores.

Este problema es más serio que la introducción de determinados virus por la vía de la inmigración. No digo que este último no sea importante. Claro que lo es; pero debemos darle la primacía a los asuntos en la justa medida. Máxime si la solución puede estar en nuestras manos. Me refiero a las manos comunes de individuos e instituciones, por supuesto. Porque por mucho que ciertas personas tengamos la intención de contribuir al máximo, nada podemos hacer cuando “no pasa el carro de la basura a tiempo”, solo existe un contenedor para todo o el sitio donde ubicarlos no es el más apropiado.

Esta situación es una verdadera causa de vectores de todo tipo, no solo moscas, sino ratas, ratones y los tan mencionados mosquitos. Sin hablar de lo que estéticamente significan para nuestros barrios estas terribles imágenes. Sin más comentarios veamos las fotografías. Hablan por sí solas.

Yoandy Izquierdo Toledo (Pinar del Río, 1987).

Licenciado en Microbiología.

Miembro del Consejo de Redacción de la revista Convivencia.

Responsable de Ediciones Convivencia.

Reside y trabaja en La Habana.

DSCN1320.JPGDSCN1321.JPGDSCN1323.JPG

EL PROYECTO CONVIVENCIA OFRECE FORMACIÓN ÉTICA Y CÍVICA A JÓVENES CATÓLICOS DE PLACETAS

EL PROYECTO CONVIVENCIA OFRECE FORMACIÓN ÉTICA Y CÍVICA A JÓVENES CATÓLICOS DE PLACETAS

Por Dagoberto Valdés Hernández

El pasado miércoles 20 de agosto de 2014 continuó la colaboración del Proyecto Convivencia con la formación de los jóvenes de la Parroquia de Placetas.

El tema desarrollado en un taller participativo, animado por Dagoberto Valdés Hernández, fue el de ¿Cómo hacer nuestro propio Proyecto de Vida? Los jóvenes conocieron de la importancia de asumir libre y responsablemente su escala de valores, formar su conciencia moral para que sea recta, verdadera y cierta y así tener las herramientas necesarias para hacer un discernimiento ético y escoger su personal opción fundamental de vida.

Crecer en la virtud, ser fuertes por dentro, poner el alma de raíz para no secarse y servir a Cuba en su desarrollo integral, fueron propósitos ofrecidos por los participantes en la Misa celebrada al final del encuentro por el Padre Teobaldo de los misioneros de San Martin de Tours en la capilla dedicada a la Virgen de la Caridad en la Finca La Isleña del Municipio de San Juan y Martínez.

La convivencia concluyó con un ágape fraterno generosamente preparado por la familia Pérez, excelentes anfitriones y laicos comprometidos con Cristo y con Cuba desde la espiritualidad de un proyecto campesino.

Imagen1.jpg

Un regalo de Pinar en el 225 aniversario del natalicio de Varela

Recuerdo cada 20 de noviembre por un motivo especial: además del nacimiento de una tía querida y de un amigo, este día la Nación cubana vio nacer a uno de los más altos pilares de nuestra historia fundacional: el Padre Félix Varela.

Patriota entero, como lo llamara Martí, supo fundir ciencia y conciencia en aras de llevar el difícil arte de enseñar en pro de la libertad y la justicia social.

Pinar del Río cuenta con la única estatua de cuerpo entero realizada en la Isla y ubicada en los jardines de la Iglesia Catedral. La obra, realizada en mármol de San Juan y Martínez, por el escultor José M. Pérez Véliz, nos presenta a un Varela en posición de caminante, mirando alto y lejos, como quien vela el destino de la ciudad y de la Patria. Sostiene en su mano izquierda su obra cumbre, “Cartas a Elpidio. Sobre la impiedad, la superstición y el fanatismo”. Pareciera estar diciéndonos desde sus páginas: queridos todos “no sean nunca soberbios con los débiles ni débiles con los poderosos”.

A 20 años de la fundación del ya extinto Centro de Formación Cívica y Religiosa (CFCR) en Pinar del Río y a siete años de la develación de esta escultura, miembros del equipo de Convivencia, continuador de la labor del Centro y de su revistaVitral, peregrinamos hasta los pies de tan maravillosa obra para ofrecerle nuestro proyecto de formación ética y cívica. Se trata de un libro de Ediciones Convivencia, en proceso editorial, que recoge los cursos impartidos por el CFCR desde 1993 hasta 2007.

Inspirados en la máxima vareliana de que “No hay Patria sin virtud” ofrecemos este libro como continuidad y aplicación del legado del primero que nos enseñó en pensar. Es un regalo de Pinar del Río al Padre de nuestra cultura.

Yoandy Izquierdo Toledo (Pinar del Río, 1987).

Licenciado en Microbiología.

Responsable de Ediciones Convivencia.

Reside y trabaja en La Habana.

DSCF0563.JPG

Convivencia celebra el PRIMER ANIVERSARIO de la publicación del libro “Apuntes para una Historia de Pinar del Río”

Por Yoandy Izquierdo Toledo

El 1ero de noviembre de 2012 vio la luz el libro ¨Apuntes para una Historia de Pinar del Río¨ de Wilfredo Denie Valdés, bajo el sello de Ediciones Convivencia y presentado, al mismo tiempo, en la Casa Bacardí de la Universidad de Miami y junto al Muro de Convivencia.

Al celebrarse el primer aniversario de su publicación Convivencia se regocija de este fruto que se encuentra en muchos sitios de toda Cuba, Estados Unidos de Norteamérica, Canadá y España. Al mismo tiempo agradecemos a todos los que hicieron posible que tan bello proyecto fructificara. En especial a su autor Wilfredo Denie Valdés y al equipo de trabajo conformado por el Dr. Omar Vento, Dagoberto Valdés, Karina Gálvez, Livia Gálvez, Juan Carlos Fernández, Irene Jerez, Jesuhadín Pérez, Rosalia Viñas, el servidor que escribe estas líneas y muchos otros que sería imposible mencionar.

FELICIDADES a todos!!! Y a seguir trabajando por rescatar la Historia de Pinar del Río y de nuestra amada Isla!!!

______________________

Yoandy Izquierdo Toledo. (Pinar del Río, 1987).

Editor del libro.

Licenciado en Microbiología.

Responsable de Ediciones Convivencia.

Reside y trabaja en La Habana.

Convivencia visita a Mons. José Siro González Bacallao, Obispo Emérito de Pinar del Río

Por Yoandy Izquierdo Toledo

En la mañana del 31 de octubre miembros del equipo de trabajo de la revista Convivencia visitaron la Granja San José, en el municipio Mantua, en la provincia de Pinar del Río. Allí, junto a los conocidos Mangos de Roque, donde culminó la invasión de Oriente a Occidente, envuelto en el más autóctono pedazo de cubanía, quiso echar su suerte el Obispo Emérito de Pinar del Río, Mons. José Siro González Bacallao.

La visita comenzó, como es costumbre ya, con un momento de oración en su humilde capilla y continuó con el recorrido por la granja para mostrarnos cada uno de los tipos de aves y otros animales tanto de nuestra campiña, como de nuestra fauna cubana en general, los elementos de la flora que incluyen un orquideario con gran cantidad de especies endémicas cubanas, la fuente de agua cristalina del patio grande, el molino de viento y el más original bohío cubano que he visto alguna vez. Todo este recorrido fue guiado por quien fuera Pastor de esta amada Diócesis con sabiduría, amor y entrega generosa.

En el próximo febrero de 2014, Siro, como cariñosamente le llamamos, cumplirá 60 años de sacerdocio. Convivencia ha querido compartir, desde ya, esta celebración. Para ello le hemos regalado a este padre grande que fue bondadoso con tantos artistas, una obra en fotocerámica, del artista Yasser Lezcano. Se trata, en esta ocasión, de una Virgen de la Caridad del Cobre, conformada por 12 piezas de cerámica enmarcada en madera. La obra, de 70 cm de alto por 54 cm de ancho es una fotocomposición de la imagen de la Virgen de la Caridad que aparece en el Santuario de El Cobre, una bandera cubana, las montañas de la Sierra Maestra y en la parte inferior izquierda una dedicatoria que dice : “A Mons. Siro de la revista Convivencia. 8 de septiembre de 2013.”

Mons. muy emocionado agradeció lo que él llamó un bello gesto, fruto del amor y la amistad que nos unen. Pero somos nosotros los que debemos agradecer a este gran Pastor que condujo fielmente a sus ovejas por el camino del bien. ¡Gracias Siro! ¡Cuba y su Iglesia necesitan de padres grandes como Usted!

______________________

Yoandy Izquierdo Toledo. (Pinar del Río, 1987).

Licenciado en Microbiología.

Responsable de Ediciones Convivencia.

Reside y trabaja en La Habana.

DSCF0366.JPG

POLONIA, WALESA Y UN VIAJE A LA LIBERTAD

POLONIA, WALESA Y UN VIAJE A LA LIBERTAD

Por Dagoberto Valdés Hernández

Hace años tenía un sueño. Ahora se ha realizado. Polonia ha sido siempre para mí un paradigma de identidad cultural, religión y libertad. Desaparecida varias veces del mapa de Europa, la Polonia “semper fidelis” mantuvo su nacionalidad gracias a su arraigada cultura milenaria. Aprendí de Polonia y de su más grande hijo, el Beato Papa Juan Pablo II, que la cultura es el alma de los pueblos y que el alma es inmortal. Desde entonces he dedicado toda mi vida en Cuba a rescatar, promover y cultivar la identidad cultural de mi Patria.

Más adelante, he tenido el inefable honor de participar en la preparación de la visita del Papa polaco a Cuba en 1998. Y ser uno de sus colaboradores en el Pontificio Consejo Justicia y Paz.

Ahora he llegado a la Polonia del siglo XXI. Me acerco a sus raíces. Camino por su historia. Bebo de sus fuentes. Gracias al Instituto Lech Walesa.

La providencia quiso que arribara a esta tierra el 4 de junio, aniversario de las elecciones que ganó el Sindicato Solidaridad. He conocido a sus líderes. Escuchado sus testimonios de vida. Su amor a Cuba. El jueves 6 de junio conocí personalmente a la leyenda viviente de la última etapa de la historia de Polonia, el presidente Lech Walesa, premio Nobel de la Paz y líder legendario del Sindicato Solidaridad. Pasadas las once de la mañana llegó presuroso a la sede del Instituto que lleva su nombre y continúa su obra. Entró en la sala de reuniones y se sentó con toda confianza. Saludó. Habló brevemente y con toda franqueza de sus impresiones sobre Polonia y Cuba. Respetuoso y cordial nos dejó la palabra para que hiciéramos preguntas o le diéramos noticias de la Patria a la que dijo quería ir un día cuando llegue la libertad y la democracia. Cada cual expresó sus pensamientos y su admiración por su obra y por la historia de su Nación.

Personalmente, disfrutaba del encuentro. Miré a la solapa de su traje y encontre allí, como siempre, la imagen bendita de la Virgen de Jasna Gora, Reina y Patrona de Polonia. Le escuché mencionar con profunda devoción el nombre del Beato Juan Pablo II, su papel en el largo camino hacia la libertad en Europa y en su Patria. El apoyo que siempre dio el Papa polaco a Solidaridad y a su líder. Sus visitas antes y después del cambio.

Pedí la palabra para expresarle mis respetos y antes de que me la concediera, escuchó la inmerecida presentación de mi persona y trabajo que le hiciera el amigo e intérprete Tomasz. Le agradecí la oportunidad de encontrarnos con él y le dije que deseaba transmitirle una buena noticia sobre Cuba. Le dije que el miedo había disminuido entre los cubanos de a pie y que el tejido de la sociedad civil cubana había crecido, se ha fortalecido y va camino de una mayor articulación para una unidad en la diversidad. Me escuchaba con atención, movía la cabeza, me miraba fijamente. Al final de mi intervención que duró menos de tres minutos, me levanté de mi asiento y le ofrecí un símbolo de los trabajadores y campesinos de Pinar del Río: una caja de tabacos Cohiba.

Al final se hizo unas fotos informales y rápidas. Había consumido más tiempo del planificado con los cubanos. Firmó algunos libros que le extendieron. Reiteró su amor a Cuba y nos deseó lo mejor para el futuro. Salió tan rápido como entró. Tras el aplauso quedó una impresión de esperanza y confianza en nosotros mismos, en que “no hay libertad sin solidaridad”, en que el camino pacífico hacia la democracia no es solo una opción, sino la única opción éticamente aceptable.

El fin de semana largo, del 8 al 10 de junio, hemos ido a los lugares donde comenzó todo: Gdanz, antigua y bella ciudad sobre el Mar Báltico. Visitamos Westerplate, lugar donde comenzó la Segunda Guerra Mundial aquel 1 de septiembre de 1939. Rendimos honor y plegarias por todos los caídos en este horror del siglo XX. El domingo en la Misa temprana en la Parroquia de Santa Bárbara ofrecí la Eucaristía por todos ellos y para que en la conciencia de la humanidad cale hondo aquella frase gigantesca que está junto al monumento a los caídos: “Nunca más la guerra”. Palpamos la terrible cruz de la Polonia invadida y ensangrentada.

Pero no hay cruz sin resurrección. El lunes, visitamos los Astilleros de Gdanz, puerta de la vida, santuario de los derechos de los trabajadores, templo de la lucha no-violenta. Sagrario de la paz con justicia, libertad y solidaridad. Así lo quiso expresar el famoso poeta polaco al que pidieron que hiciera un verso para colocar para siempre en el muro del fondo del monumento, pero él se rehusó humilde expresando que ninguno de sus poemas podría expresar lo que aquí había ocurrido y escogió el versículo 11 del Salmo 29 que proclama: “El Señor da el poder a su pueblo. El Señor bendice a su pueblo con la paz.” En efecto, en este sagrado lugar, el pueblo polaco recibió “el poder de los sin poder” y no lo usó para la guerra y la violencia sino para la libertad y la solidaridad por el camino de la paz que es don y tarea.

Comenzamos lo que fue para mí una peregrinación y una escuela, por el monumento a los obreros caídos en estos astilleros. Sobre el azul intenso y luminoso de Gdanz, se alzan, solemnes y serenas, las tres cruces con sus tres anclas crucificadas. Este símbolo de la esperanza y del mar profundo. Este símbolo de la pasión de Cristo en su pueblo. Pero no da la impresión de ser un monumento luctuoso. Parece una gigantesca flor de la vida que nace de la cruz asumida y redentora. Parece un faro en el mar de la opresión y la injusticia, para que la azarosa vida de los que reman incansablemente hacia la libertad no pierdan ni el rumbo ni el método. Me dio la impresión de un inconmensurable brazo de alerta. Una señal preventiva, una plegaria que se eleva para que todos los que se decidan a luchar por su libertad, lo hagamos por los caminos de la solidaridad y de la paz.

No pude detener las lágrimas mientras me unía a esta plegaria silenciosa y al bajar la vista para rendir homenaje a todos los crucificados en su cuerpo o en su alma, me di cuenta que la sangre y el llanto de tantos hombres y mujeres habían marcado, por la mano del artista, unos círculos concéntricos en el pavimento que, ensanchándose desde el centro del monumento, parecían alcanzar a cada luchador pacífico y a cada pueblo crucificado. Tuve deseos de arrodillarme allí y quedarme un rato abierto a la mística expansiva. Pero, me disuadió la voz de Magdalena, la apasionada guía, que nos decía que se reservaría un ancho balcón, para la contemplación de esta triple cruz, en el enorme centro cultural y museo de Solidaridad que se construye justo al fondo del monumento y en línea con la famosa Puerta 2 a las que nos acercamos reverentes.

Allí se mantienen cerca de tres décadas después, la estampa de la Virgen negra de Chestokova y el retrato del Papa Juan Pablo II que habían colocado los obreros del astillero como escudos protectores durante las huelgas por donde comenzó todo. Luego pasamos al inmenso salón de la Dirección de Protección e Higiene del Trabajo, en el que se desarrollaron las rondas de diálogo y negociación por las 21 demandas que el Sindicato Solidaridad exigía al gobierno que decía que se había constituido en “la dictadura del proletariado” para garantizar los derechos de los trabajadores.

Al final, fuimos invitados cordialmente para la apertura de Museo-Centro de Solidaridad Europeo, que será el 4 de junio de 2014.

El amigo David, místico y músico del proyecto Omni-Zona Franca de Alamar, me regaló un enorme bolígrafo rojo con la imagen del Papa Juan Pablo II, copia fiel del que utilizó Lech Walesa para firmar los Acuerdos de Gdanz. Con el escribí en el libro de visitantes el estupor de la experiencia religiosa de haber pisado tierra sagrada para la historia de la humanidad. Lo hice pensando en mi sufrida madre, en el ejemplo que me dejó mi padre al marcharse de este mundo tan tempranamente, en mis tres hijos, en mi nieta que nació un 20 de mayo, día de la independencia de Cuba, en toda mi familia, en los entrañables amigos y colaboradores del Centro Cívico, de aquella Revista Vitral y de la actual Revista Convivencia. Y también perdonando a todos y cada uno de los que se han considerado mis enemigos o adversarios con una plegaria por la reconciliación de todos los cubanos.

En esta tierra se ha inscrito con las letras de Solidaridad el eterno mensaje de que la libertad plena y verdadera solo se puede alcanzar por los caminos de la justicia y de la paz.

Salí con la profunda convicción de que merece la pena dedicar toda la vida a inscribir, educando, empoderando, ética y cívicamente, este mensaje en el alma de los pueblos, en el lenguaje y las circunstancias en que cada nación emprende su propio itinerario hacia la civilización del amor.

Imagen1.jpg

Féminas y jóvenes en el proceso de cambios hacia la democracia. Su importancia.

Por Sayli Navarro Álvarez

Si analizáramos concienzudamente la historia de nuestra sufrida patria desde que el almirante genovés pusiera sus plantas, el 27 de octubre de 1492, hasta el primero de enero de 1959, jalón que se toma como inicio de una de las más crueles, injustas, intolerantes, dinásticas y sangrientas tiranías padecidas por pueblo alguno; no le quedaría dudas a ningún mortal que lo hiciera: que los jóvenes siempre han llevado la iniciativa en las luchas por sacudirse la bota esclavista y arma genocida, de encima.

También durante dicho análisis pormenorizado saldrían a la luz las bravas Marianas al lado de sus hombres a través de la manigua redentora, del exilio o de la lucha clandestina en las ciudades, siempre con la frente bien erguida y nada de seudónimos, ni disfraces, exigiendo el respeto a sus más elementales derechos y libertades a pesar de la gran indefensión en que se debaten.

En este mismo minuto, en que trato de ordenar mis ideas y argumentos alrededor del tema que sugiero, varias decenas de jóvenes y de féminas les disputan tales derechos y libertades a los representantes dinásticos del poder en nuestro país, en la heroica y hospitalaria ciudad de Santiago de Cuba, frente a la Catedral Mayor, en áreas del indómito parque Céspedes.

Allí, en proporciones de fuerza física de león para mono y el mono amarrado__como se escucha en muchísimas ocasiones__, jóvenes y mujeres que militan en la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), en las provincia de Santiago de Cuba, muestran al prepotente brazo armado y excesivamente violento del régimen castrista, a las turbas de paramilitares y fanáticos, que están equivocados para estos tiempos de libertad y democracia en el mundo.

Que aunque son minorías ante un Estado que descansa en la fuerza de su totalitarismo, que encabeza el Ejército mejor armado y de más efectivos, de toda América Latina, entrenados para matar aunque sea en confrontación fratricida; pero a ese grupo de jóvenes y de mujeres, a ese conglomerado de patriotas de la nueva hornada, les asiste la fuerza de la razón y la frescura de una estrategia de lucha pacífica y no violenta. Con el compromiso de legar un Estado de Derecho a las nuevas generaciones de cubanos.

Cuando las acciones de cambio, libertarias, de mejoramiento social y político, en las que se enfrascan los pueblos, logran imbricar armoniosamente estos dos elementos humanos: sector femenino y juventud, el triunfo está más que garantizado. Llega con un exquisito sabor a perdurabilidad y confianza en el progreso para toda la nación. En esas condiciones está el futuro de nuestro país: de la mano de los jóvenes y de las mujeres. Las fuerzas que buscan el CAMBIO hacia la Otra Cuba son mayoritariamente de dichos sectores para orgullo de quienes observan lo que está ocurriendo en la otrora Perla de las Antillas.

Y no les estoy hablando de algún sueño de noche aciaga que provocan comilonas desmedidas vistas con ojos que nunca permiten darse cuenta de que el estómago no da para más. Situación tal que una vez puesta la cabeza sobre la almohada todo parece que gira a tu alrededor a velocidades astronómicas y hasta te llegan síntomas de náuseas, hasta que despiertas y corres al retrete. No, les hablo con conocimiento de causa. Lo que he vivido y está en el contexto actual.

Con la inesperada muerte de Harold Cepero y Oswaldo Paya Sardiñas, en julio de 2012, una figura femenina y muy joven ha tomado distancia desde aquellos que permanecen como simples espectadores. Comenzó a dejar boquiabiertos a quienes estuvimos presentes en la parroquia del Cerro en el momento previo a la salida del cortejo fúnebre, cuando las palabras de despedida. Me estoy refiriendo a Rosa María Payá Acevedo.

Ese mismo día tuve la imaginación clara cuando para mis adentro la consideré como la genuina sustituta de su ilustre padre para sostener el hilo conductor del Movimiento Cristiano de Liberación. Pero a la misma medida en que nos alejamos de tan fatal acontecimiento las acciones posteriores realizadas por Rosa María Payá que voy conociendo, me confirman la fuerza de liderazgo real de esta muchacha.

Todos hemos tenido la oportunidad de seguir lo que se ha publicado acerca de su periplo por Europa y los Estados Unidos de América donde mostró el aplomo propio de grandes hombres para conseguir el apoyo de la comunidad internacional amante de la paz, la libertad y la justicia, que lleve a la conformación de una Comisión a este nivel que investigue todo lo relacionado con la muerte de Harold y de su padre, ocurrida en situaciones tan turbias, absurdas y bloqueadas a todas las posibilidades de esclarecimiento.

Como ya expusimos, en ella coinciden el llamado sexo débil y la juventud; pero en la siguiente muestra se combinan las dos categorías que dan pábulo a este escrito: los jóvenes y las mujeres. Me refiero al Movimiento Damas de Blanco, que a partir de octubre de 2011 desarrollan su accionar bajo el nombre de la fallecida y otrora líder, Laura Pollán Toledo.

Las Damas de Blanco Laura Pollán Toledo, muy bien conocidas dentro y fuera de Cuba, son otro ejemplo de imprescindible protagonismo a la hora de un análisis real acerca del motor de punta en todo proceso de cambios sociales y políticos en cualquier sociedad. La línea perfecta que abrazan, la sistemática y limpia estrategia para conseguir lo que buscan, el amor y entrega que nunca abandonan en su día a día, las incluyo en primerísimo escaño cuando quienes gobiernan en nuestro país se vieron obligados a aceptar sentarse en una negociación con la élite de la Iglesia Católica nacional y el gobierno de España. Proceso que puso fuera de las prisiones cubanas a los 53 integrantes de la Primavera Negra de 2003.

Resulta extremadamente agradable para mí referirme en este escrito al fabuloso desempeño de la actual líder de las Damas de Blanco, la sin par Berta Soler Fernández, en presentaciones oficiales en el Viejo Continente y los Estados Unidos, conocido por todos los que hemos tenido la oportunidad de seguirla.

Son ambos sectores, sin lugar a dudas en la historia universal, quienes han protagonizado siempre las mejores acciones para bien de sus compatriotas. Todavía no podemos hacer referencia a una excepción, porque no las tiene y ello nos eleva la autoestima, porque para los que no comulgamos con el sistema político que le robó todas las oportunidades y libertades a este pueblo, vemos con beneplácito la madurez de jóvenes y mujeres dentro de las fuerzas que batallan por conseguir, no las reformas, sino los cambios definitivos, necesarios e impostergables hacia otra Cuba. Para bien de esta tierra y de todos sus hijos.

Para no dejar lugar a otras interpretaciones, prefiero ser reiterativa que dejarlo a conjeturas falsas: sin los jóvenes y sin las mujeres las campañas de los pueblos no solo son débiles, como dijera el más universal de los cubanos, sino que dichas campañas no tendrían lugar y mucho menos aspirarían el éxito.

SOCIEDAD MARTIANA FANTASMAL, CON SEDE EN RUINAS.

Por Juan Carlos Fernández Hernández.

Nuestro Apóstol José Martí fue, quien lo duda, un hombre de un acervo moral, espiritual y cultural vasto. Cualidades estas que han servido de piedra angular para modelar el pensamiento y el ser del cubano.

Pues bien, desde hace unos años se instituyeron por provincias y municipios Las Sociedades Culturales José Martí, pensadas y creadas con el fin de fomentar entre nuestra población y especialmente los jóvenes, el pensamiento y visión del Maestro, venida a menos por el vano empeño de los dirigentes partidistas de acomodar a Martí entre Marx, Engels y Lenin. Suena de locos pero el esfuerzo aun persiste, aunque es justo reconocer que los ideólogos comunistas no saben bien como empastar las ideas liberales martianas dentro de la Internacional, además que nadie se traga el cuento, por la calle circula el pedacito de las Obras Completas en donde Martí pone de penitencia al comunismo con Marx incluido.

Pero volviendo a la idea de la susodicha Sociedad Cultural, que como idea es muy buena pero, todo para ahí en las intenciones… y me explico.

Si se pretendía con esto rescatar del vergonzoso olvido el pensamiento del Apóstol y que las nuevas generaciones, ¿pinos nuevos?, lo tuvieran como referente en sus vidas, sería lógico que estas instituciones tuvieran el protagonismo social que su nombre indica, por el contrario es casi desconocida para el pinareño de a pie que transita por frente a su sede, vetusta y despintada, en una antigua casona ubicada en la calle San Juan entre Yagruma y Martí, que ironía, en la que fue hogar de una respetada y pudiente familia local y que está en un estado vergonzoso dado el grado de abandono en que se encuentra, habitada únicamente por los fantasmas de sus antiguos propietarios.

No creo que nadie en Pinar esté contento con la suerte de La Sociedad Cultural José Martí, pero la queja y el lamento es bueno un ratico, hay que pasar a la acción ciudadana, podemos entre todos buscar soluciones para rescatar algo que puede ser muy preciado y apreciado por todos. Una colecta pública entre los pinareños involucraría a una gran cantidad de ciudadanos, llevando como tema, no puede faltar, “Con todos y para el bien de todos”. Sería saludable, empoderaría al ciudadano sintiéndose parte y para una ciudad que ve como a menos de una cuadra de esta Sociedad se apresuran a reparar la tienda por divisas conocida popularmente por “El Bambi”, constatarían nuestros paisanos pinareños que importa lo material pero más importante que el lucro son las sanas y trascendentes ideas del Apóstol de todos los cubanos, que prefirió extender la mano con la rosa blanca porque no sabía odiar.

NOVIEMBRE-11-2012.

Juan Carlos Fernández Hernández. (1965). Pinar del Río.

Fue co-responsable de la Hermandad de Ayuda al Preso y sus Familiares de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Pinar del Río. Es miembro del equipo de trabajo de Convivencia

PACIENCIA Y TRABAJO

Por Livia Galvez chiú

¿“El tiempo pone todo en su justo lugar” o también el trabajo de las personas?

Son muchas las historias en las que al final todo se coloca en su sitio. Perfecto. Muy bueno para algunos y para otros…no tan bueno. Todo depende del lugar que ocupemos mientras ocurre el “proceso” y del lugar en el que estemos cuando llegue el final.

El error es pensar que cuando las cosas toman su justo lugar es debido a un acto de magia.

Apartando lo que ocurre por azar o accidentalmente, para que esto suceda, tiene que haber personas que “descoloquen” las cosas y personas que intenten “colocarlas”. Las personas ponen lo suyo y Dios, o la vida, o el tiempo, lo demás. Hay quien, por su parte, divide, siembra cizaña, cultiva el odio, alimenta el rencor; hay quien espera paciente o impaciente, como espectador, sin entrar al ruedo; y hay quien, moviéndose entre la paciencia y la impaciencia, trabaja y se esfuerza, bajo la mirada incrédula de algunos, para “poner las cosas en su justo lugar”.

Conozco personas que pasan por los tres momentos. Estas son, para mí, las quemás aprenden, crecen y maduran. Cuesta mucho, después de cometido el error, aceptar que se cometió, y entonces, trabajar muy duro para tratar de enmendarlo con la paciencia necesaria que ayude a recuperar la confianza de todos. Dificilísimo, pero posible.

Cuba lleva 53 años de desorden.Quienes descolocaron las cosas, parece que no tienen intención de colocarlas. Así que algo hay que hacer. Si el daño está hecho, nos queda intentar poner todo en su lugar, porque a los que solo quieren esperar sin intervenir, no les queda otra salida que la espera.

Los cubanos tenemos mucho que hacer. Quien experimenta dar un solo paso hacia la libertad, no puede volver atrás. De eso, hay hombres y mujeres en Cuba, no todos cubanos, que pueden dar testimonio, ellos son una luz en el camino oscuro y adverso que atravesamos.

Retornan los pregones

Por Maikel Iglesias Rodríguez

Con el advenimiento del siglo XXI, la exteriorización de los deseos y reclamos de la gente, se hizo todavía más notoria. Aquel peregrinaje sigiloso e intrauterino de obstaculizadas décadas, el cual estigmatizara a significativa parte del pueblo cubano, comenzó a volcar en los espacios más visibles y amplificadores de toda la Isla, su más hondo sentir de la existencia. Dieron a luz en pleno día entonces sobre el paisaje público, los ánimos por demasiado tiempo reprimidos; anunciando la inminencia de los cambios que le son imprescindibles a los pueblos.

Transformaciones que apremian, no solo por la lógica del instinto de supervivencia, sino por la necesidad de propiciarle al futuro, un estado diferente al de excepción y desconcierto en que naufragan los países cuando pierden la ruta evolutiva. Por estos cauces dramáticos de incertidumbres y desvaríos, hemos andado a tientas e incomunicados con el mundo, expectantes y encubiertos en un tipo de gente que apuesta su resguardo a lo que viene de afuera, confundiendo las voces auténticas con sus ecos.

Pero el pregón natural de las naciones, siempre retorna a su sitio, ese que nace de un Amén y es incesante, ese que adopta el timbre del Ashé africano más allá de los muros, o resuena como un Om legítimo en todos los tímpanos, aunque el temor a las olas represivas y el exilio, le resten nitidez y volumen al valor de sus mensajes. Por mucho que adelgace la voz de la verdad o desafine en sus coristas por el envejecimiento, la miseria, el desánimo y la desmemoria; ella resurge lozana y vigorosa, cuando despiertan los zombis o acaso termina la guerra.

Es el preludio del final de una contienda desquiciante, la prominencia de nuevas voces y revistas en la sociedad civil, la inserción de otras bitácoras en el inconsciente colectivo, la andanada de performances que disienten, manifestaciones públicas hacia la liberación sexual, mental y espiritual del hombre, el impulso que han tomado los encuentros virtuales y físicos que se gestan en la isla de manera independiente; la jubilación honrosa de “Pepito”, el héroe principal del choteo cubano, casi desfallecido ante la cruz de estibar en demasía, los sacos de mojada sal de miles de familias.

La cuestión del incremento de los decibeles públicos y la renovación continua de los lemas populares; no es un suceso exclusivo de esta nueva centuria, ni creo tampoco que este asunto llegara a desbordarse de manera repentina; hubo pregones desde siempre, personas que no confundieron las plazas con los confesionarios, ni los bancos desahuciados de los parques en constante otoño, con las tablas carcomidas de un reclinatorio.

Lo que sucede es que la soledad del hombre y las ventiscas que producen lejanías en las patrias, tienden a hacer de sus himnos un leve murmullo. Algunos dignos de entonarse aunque se orquesten graves en las voces de sus mártires, otros desafinados y dolientes como el de un infante que pregona mamoncillos, por los barrios marginales de la Isla; o la voz impostada del que finge ser un comprador de pedacitos de oro, mientras pasa revista al vecindario; o la súplica de algún abuelo hambriento para que le compren su hogaza de pan.

Por mi parte, yo pregono esperanza, Poesía y libertad. E invito a todos los cubanos a que accionen su altavoz de sueños para que el universo entero escuche, los enésimos mensajes que anhelamos compartir. Ser honestos, creativos y fraternos, en la marcha liberada nos irá afinando.

Maikel Iglesias Rodríguez (Poeta y médico, 1980)

Miembro del Consejo de Redacción de la revista Convivencia.